TeleTrabajo

El surgimiento de plataformas de trabajo online en los últimos años, ha incrementado la aparición de nuevos perfiles laborales que, gracias al desarrollo de la tecnología, han hecho posible la proliferación de proyectos profesionales novedosos a través del teletrabajo.

La tecnología, y con ello la hiperconectividad, están cambiando las formas de entender el mundo, también en el ámbito laboral. Mientras que hace unos años era prácticamente impensable la existencia de un trabajador virtual, hoy en día el teletrabajo se ha convertido en una práctica que muchas empresas ven ya como la habitual.

La ruptura del paradigma espacio/tiempo es, sin duda, uno de los factores que posibilitan este tipo de empleos a distancia, puesto que la tecnología permite que una persona asista a una reunión o esté al mando de una importante acción desde cualquier parte del mundo, sin necesidad de estar presente físicamente en el espacio donde se produzca la actividad.

En este contexto, entra el juego del crowdemployment o crowdsourcing, es decir, el uso de plataformas tecnológicas por parte de las empresas a través de las cuales se encargan proyectos que suelen gestionarse en su totalidad a través de la Red. Una de esas herramientas es Amazon Mechanical Turk, que sirve para trabajos simples y de bajo precio unitario que requieren un cierto nivel de inteligencia que una máquina no puede hacer.

Para ponerlo en marcha, las organizaciones demandan perfiles tecnológicos y trabajadores freelance, siguiendo el modelo estadounidense. Aunque por el momento solo un 3% de los trabajadores viven únicamente de plataformas digitales, la tendencia al alza es visible y la encuesta Fuerza Laboral 2020 afirma que el 83% de los directivos planean incrementar el uso de consultores o empleados intermitentes en los próximos tres años.

Las ventajas que ofrece el teletrabajo son inmensas. La empresa se ahorra numerosos costes vinculados al alquiler de un espacio físico para trabajar y estos se rediseñan para adaptarlos a la nueva plantilla. Además, hay mayor flexibilidad laboral lo que contribuye al desarrollo de talentos y habilidades de los empleados y mejora la productividad.

De esta forma, se genera una cultura de trabajo online que implica el uso frecuente de métodos de procesamiento electrónico de información y el uso permanente de algún medio de telecomunicación para el contacto entre el teletrabajador y la empresa.

En definitiva, el trabajador virtual se adapta a un nuevo entorno que es innovador y digital, y que aporta numerosas ventajas para las organizaciones que lo aplican, para los teletrabajadores, su entorno familiar y la sociedad en su conjunto.

FUENTE: Next